CRISTIANISMO ESOTÉRICO Y GNOTICISMO

Dedicado a todos mi amigos de habla hispana (Spanish Speaking Friends)  alrededor del mundo.                       

Nota: Esta publicación proviene de una charla que di en la Iglesia del Pueblo de la Divina Profecía, en Daytona Beach, Florida, en Noviembre del 2016. La charla fue publicada en mi WordPress blog “Gospel According to Beelzebub” (Evangelio de Acuerdo a Belcebú) en Ingles con el título de Esoteric Christianity and Beelzebub’s Tales. Fue traducida el Español por mi amiga Carolina Martin, quien vive en Buenos Aires.  Gracias Carolina.

Gracias Ashkhen y gracias a todos ustedes por haber venido esta mañana a escucharme. Voy a hablar acerca del Cristianismo esotérico y los “Relatos de Belcebú a Su Nieto.” Comenzaré esta charla con la siguiente pregunta: ¿Qué es la Cristianismo Esotérico exactamente? Sabemos que el Cristianismo tiene numerosas denominaciones, por ejemplo: Catolicismo, Iglesia Ortodoxa, Iglesia Episcopal, Protestantismo, sólo por decir algunas. ¿Es Cristianismo esotérico una denominación? No lo creo. Empecemos con la definición de la palabra esotérico. Aquí hay dos definiciones del término sacadas del Diccionario Merriam-Webster.

  • Sólo enseñado o transmitido por miembros de un grupo especial: difícil de entender.
  • Limitado a un pequeño número de personas.

Tomando estas definiciones, vemos que algunos aspectos de los cuatro evangelios  canónicos (Lucas, Marcos, Mateo y Juan) son bastante esotéricos. De los cuatro Evangelios canónicos, el del Apóstol Juan es el más esotérico de todos. La primera carta de Juan también tiene muchos aspectos esotéricos.  Por ejemplo, tomemos esta declaración del capítulo 3 de esta carta:

“Sabemos, que, cuando Él aparezca, seremos como Él: porque lo veremos tal como Él es”. ¡Eso sí que es esotérico!

Pongamos como ejemplo la última oración de Jesús con sus discípulos y la oración más larga de los Evangelios, la llamada oración “Jesús ora por sus discípulos.” No voy a entrar en detalles sobre esto porque es bastante largo, pero lo pueden encontrar ustedes en Juan 17. Es realmente difícil de entender y eso mismo es lo que la hace una oración esotérica. De los cuatro Evangelios canónicos, el del Apóstol Juan es el más esotérico de todos. La primera carta de Juan también tiene muchos aspectos esotéricos.  Por ejemplo, tomemos esta declaración del capítulo 3 de esta carta:

“Sabemos, que, cuando Él aparezca, seremos como Él: porque lo veremos tal como Él es”. ¡Eso sí que es esotérico!

Otro aspecto de la expresión del término Cristianismo esotérico son los también llamado Evangelios Gnósticos. En diciembre del año 1945, dos campesinos del área de Egipto conocido como Nag Hammadi descubrieron por accidente una serie de documentos escondidos en una caverna, los cuales llegaron a ser  conocidos como “La Biblioteca Nag Hammadi”. Se los data del siglo IV, aunque algunos estudiosos los datan entre el siglo II y III, y entre todos ellos aparecían unos evangelios, tal como el evangelio de Tomás, el de Felipe, el de Judas, el de María Magdalena, por decir sólo algunos. Se los conoce como evangelios gnósticos porque tomaron parte de las enseñanzas y prácticas del primer grupo de cristianos conocidos como Gnósticos. Este grupo de buscadores fue aplastado y desterrado de la emergente Iglesia Católica. Por esta razón tenían que ocultar sus enseñanzas  y no fue hasta 1945 que sus documentos escondidos fueron encontrados en la caverna. Un estudio de estos evangelios  muestra que eran esotéricos en su mismísima naturaleza. Por ejemplo, el Evangelio de Tomás habla de los dichos  secretos de Jesús con términos muy esotéricos pero no refiere a ninguno de los Milagros de Jesús, como lo hacen los cuatro evangelios canónicos. El tercer dicho secreto de Jesús menciona lo siguiente:

Jesús dijo: “Si esos que te lideran te dijeran: Mira, el reino está en el cielo, entonces los pájaros del cielo te precederán”. Si te dijeran: “El reino está en el mar”, entonces los peces del mar te precederán”. En cambio, “El Reino está dentro de ti, y está fuera de ti”. “Cuando lleguen a conocerse a ustedes mismos, allí se convertirán en conocidos, y se darán cuenta de que son ustedes quienes son los hijos de su Padre. Pero si no se conocen a ustedes mismos, vivirán en la miseria y serán ustedes esa miseria.”.

Esto quiere decir, conócete a ti mismo y síguete a ti mismo, no a Jesús. No solo esto es esotérico, es a su vez una blasfemia ya que una gran cantidad de cristianos cree que solo si siguen a Jesús y creen en Jesús, encontrarán el único camino hacia la salvación.

Pero todo esto no es el Cristianismo esotérico de lo que quiero hablarles esta mañana. Me empecé a familiarizar con este término en 1975 cuando vivía en Venezuela. Un amigo me había dado un libro muy interesante para que leyera, titulado “En Busca de lo Milagroso” escrito por un periodista de nombre P. D. Ouspensky. El libro trataba sobre las enseñanzas de un hombre llamado G. Este hombre había llegado a Moscú en 1912, trayendo consigo enseñanzas o fragmentos de las enseñanzas que él había recibido o amasado durante varios años de búsqueda a lo largo del Cercano y el Lejano Oriente, así  como también en partes de África. Ya en Rusia, G reúne un número de alumnos en Moscú y en San Petersburgo y les enseña su doctrina. Un día una persona que se encontraba en uno de esos encuentros tuvo un diálogo con G:

“¿Cuál es la relación de la enseñanza que está exponiendo con el Cristianismo como nosotros la conocemos?” preguntó uno de los presentes.

“Yo no sé lo que tú sabes sobre Cristianismo”, respondió  G., marcando el énfasis en esta última palabra. “Sería necesario hablar extensamente y por un largo rato para clarificar qué es lo que entiendes por Cristianismo. Pero para el beneficio de los que ya saben, diré si quieren, que ésto es Cristianismo esotérico. Hablaremos, en su debido tiempo acerca del significado de esas palabras”.

Tengo que confesar que estuve muy intrigado por la expresión Cristianismo esotérico. Pero estuve aún más intrigado acerca del hombre llamado G que aparecía en el libro.

Con el tiempo llegué a saber su nombre real: George Ivanovitch Gurdjieff. A su vez, aprendí que él había nacido cerca de 1866 en el lado griego de Alexandropol, entonces parte de Rusia. Su padre era Griego y su madre Armenia. Años más tarde, toda la familia de Gurdjieff se mudó a Kars, una ciudad que Rusia había conquistado de los Turcos durante la guerra ruso-turca. Es en esta ciudad donde un Sacerdote Ruso Ortodoxo  llamado Dean Borsh perteneciente a la Catedral Militar Rusa, asume la responsabilidad por la educación privada de  Gurdjieff‘. Por el año 1883, cuando él tenía 17 años decide irse de casa y comenzar una peregrinación que lo lleva a lugares remotos en el Cercano y Lejano Oriente y hasta incluso partes de África. Peregrinación que dura por lo menos 20 años, viajaba solo y con un grupo de personas que se hacían llamar Los Buscadores de la Verdad. Muchos años más tarde, en la década del ‘3o y ’40, mientras vivía en Francia, Gurdjieff escribe un libro llamado “Encuentros con un Hombres Notables,” que en los ’70 es convertido en una película popular. Este libro es una recopilación ficticia de sus viajes, solitario y con los Buscadores de la Verdad.

Durante su búsqueda, el Señor Gurdjieff lleva con sigo una ardiente pregunta: ¿Cuál es el significado de la vida orgánica y humana en la Tierra?  Con esta pregunta candente que lo guiaba fervientemente hacia su búsqueda, y con la ayuda de sus amigos, miembros de los Buscadores de la Verdad, Gurdjieff pudo ordenar todas sus ideas en una enseñanza desconocida por esos entonces.

En Rusia, principalmente en Moscú y en San Petersburgo, Gurdjieff  comienza a impartir su conocimiento a una gran cantidad de discipulos. Entre ellos, P. D. Ouspensky quien años después, gracias a estar dotado de una excelente memoria, escribe un libro con un compilado fiel acerca de los años de Gurdjieff en Rusia. Este libro fue publicado en Londres en el año 1949, dos  años después de la muerte de Ouspensky, en 1947, y unos meses antes de la muerte de Gurdjieff en Octubre de 1949.

En 1920 Gurdieff y unos pocos alumnos dejan Rusia. Después de viajar por dos años por Turquía y Alemania, Gurdjieff y su grupo se quedan en Francia. En 1922 Gurdjieff y su grupo adquieren un pequeño Castillo llamado: Prieure de Basses Loges en Fontainebleau-Avon y se mudan allí. Allí, ellos crean el Instituto para el Desarrollo Armónico del Hombre.

Gurdjieff comienza un período de mucho esfuerzo físico con su grupo de alumnos y otros provenientes de Inglaterra y América. Al mismo tiempo que él se involucra en la composición de música y el desarrollo de danzas sagradas. En el verano de 1924 Gurdjieff sufre un accidente automovilístico que casi lo conduce a una muerte segura. Esto ocurrió mientras manejaba solo desde París a Fontainebleau. Gracias a la atención de su esposa y de su madre, él comienza a tener una lenta pero dolorosa recuperación. En agosto se desatiende del Instituto y se queda solamente con sus más dedicados discipulos.

Mientras sigue recuperándose de ese accidente y está en reposo en cama, Gurdjieff  tiene una suerte de revelación en lo que compete a su misión. Él ve que tiene que cambiar su misión. Apartarse del trabajo físico y de la enseñanza oral, la composición musical y el desarrollo de danzas sagrados, y encaminarse hacia la escritura de libros. En diciembre Gurdjieff comienza a escribir su obra maestra, el libro en el cual él cree y espera dar a conocer sus ideas al mundo.

Su libro se titula: “Una Crítica Objetivamente Imparcial Sobre la Vida del Hombre” o “Relatos de Belcebú a Su Nieto.” El libro tiene alrededor de 1200 páginas, y es una alegoría en la cual Belcebú está viajando a través del espacio en la nave Karnak con su nieto Hassein, mientras le relata a él sus historias acerca de la época en la que estaba en nuestro sistema solar. Durante más de 25 años Gurdjieff escribe y reescribe su libro, hasta su muerte en octubre del año 1949 en París. Un año después, en 1950, su libro fue publicado. Mientras escribía su libro, Gurdjieff mantenía a su lado a un número de discípulos a los cuales seguía impartiéndoles enseñanzas orales.

Los Relatos de Belcebú a Su Nieto es un libro lleno de “shocks.” Gurdjieff fue Maestro en la Tradición Oriental, un Maestro que vivía con sus discípulos y que continua y constantemente los sorprendía con “shocks” inesperados. El “shock” más impactante que vemos es el nombre del protagonista del libro: el mismo Belcebú. En el Nuevo Testamento Belcebú es reconocido como el Príncipe de las Tinieblas, uno de los nombres del Diablo. En el libro, el Príncipe de las Tinieblas está criticando objetiva e imparcialmente nuestra vida en la Tierra, nuestras múltiples anormalidades, con la intención de ayudarnos a nosotros a ser normales. Una de las más grandes anormalidades, la cual se menciona repetidas veces en el libro, es nuestro constante hábito de hacer guerra a los demás. En el libro, esto se refiere como “la necesidad periódica de ocuparse del proceso de destruir la existencia de otros seres similares.” Estos “shocks” por momentos se vuelven muy provocativos.

En el libro nos cuenta acerca del “Griego archiengreído llamado Alejandro de Macedonia. Aprendemos que el Divino Maestro Sagrado Jesús Cristo no resucita de forma física pero sí en su cuerpo astral. Judas no es un traidor sino el “más fiel y devoto” de todos los discípulos de Jesús Cristo. Darwin, con las palabras del magnífico sabio Mullah Nasser Eddin, un personaje muy gracioso en el libro, es muy exitoso, aunque no sin suerte, al encontrar a la auténtica madrina de su incomparable Scheherazade en un viejo estercolero”. Mesmer es un aprendiz honesto y humilde. Mendelejeff es “un químico cómico contemporáneo” El continente Atlantis es el lugar de más alto aprendizaje. Una universidad “es solo ese ‘fogon’ en el cual todo lo adquirido por décadas y siglos por precedidos seres, son quemados…” Estados Unidos es durante el presente flujo del Tiempo, “la fuente fundamental de la creación de nuevas causas de anormalidades” Pero entre los estadounidenses se encuentra, el más extenso porcentaje de los seres con “posibilidades de adquirir un Ser más cerca del Ser normal que del Ser de los hombres en general”. Y mucho más se nos cuenta en el libro.

“Los Relatos de Belcebú A Su Nieto” es el libro esotérico por excelencia. Cumple las dos definiciones del término esotérico: 1) difícil de entender 2) limitado a un pequeño número de personas. Es también un libro acerca del Cristianismo porque Gurdjieff se ha criado y lo han enterrado de acuerdo a los ritos de la Iglesia Rusa Ortodoxa. Podemos afirmar que el libro es una buena representación de lo que es conocido como Cristianismo esotérico.

A pesar de que este libro es un libro esotérico, desde su publicación en 1950 se ha ido aceptando al público en general. En los ’90 el biógrafo británico Martin Seymour-Smith escribió un libro muy interesante llamado “Los 100 Libros Más Influyentes Jamás Escritos: La Historia del Pensamiento desde los Tiempos Antiguos hasta Hoy.” “Los Relatos de Belcebú” están en el puesto 94 de la lista entre los 100 libros. Martin Seymour-Smith justifica su elección declarando que se encontró con muchas personas que habían sido grandemente influenciados por los Relatos de Belcebú, así como ayudados a moldear y a veces hasta cambiar sus vidas. Yo soy una de esas personas.

Dije al comienzo de mi charla que me vi sumamente impresionado por el término Cristianismo esotérico mientras leía “En Búsqueda de lo Milagroso,” el libro del Ruso matemático P. D. Ouspensky, quien había sido su discipulo cuando Gurdjieff enseñaba en Rusia. También mencioné que en ese momento yo estaba viviendo en Venezuela. Bueno, después de haberlo leído y de haber hondado más en  la vida del Sr. Gurdjieff (G en el libro de Ouspensky) decidí ir a París con la esperanza de encontrar algún discipulo de Gurdjieff. Esto fue en el año 1975 y yo sabía que Gurdjieff  había muerto en París en 1949, donde tenía muchos discipulos antes de su muerte. Entonces, saqué la conclusión de que algunos de ellos todavía podrían estar vivos allá en el año 1975. Me mudé a París con mi familia en el verano de 1975 y una vez estando allí comencé a averiguar por algún discípulo del Señor Gurdjieff. Luego de una búsqueda relativamente larga, me encontré con Henri Tracol, uno de sus mas destacados discípulos. Me uní a uno de sus grupos dedicados al estudio y a la práctica de las enseñanzas de Gurdjieff. En mi camino de Venezuela a París mi familia y yo paramos en Nueva York para visitar a mis padres. Fue allí cuando compré una copia de “Los Relatos de Belcebu.” Una vez en París, comencé a leer el libro con gran interés, con el afán de quien sabe que ha encontrado el libro que tanto había buscado. Más tarde, en París, leí el libro en su edición francesa. En 1978 regresé con mi familia a Venezuela y me uní al grupo venezolano de Gurdjieff, dirigido en esos entonces por Natahlie Salzmann Ethievan, hija de la muy bien conocida Jeanne de Salzmann, la que estuvo al lado de Gurdjieff por muchos años. Luego, formé parte de un grupo de trabajo en la traducción al español de Belcebú. En 1985 me mudé con mi familia de Venezuela a Nueva York donde encontré trabajo como profesor de ingeniería eléctrica. En Nueva York, continué con mis estudios sobre libro y en el año 2000 comencé a publicar artículos sobre “Los Relatos de Belcebú” en una revista dedicada a propagar las ideas del Sr. Gurdjieff y, aún más importante, comencé a encontrarme con personas de todo el mundo que estaban también interesadas en el libro.

Tengo que decir que “Los Relatos de Belcebú” es el libro que más ha impactado la totalidad de mi vida. Podría hasta decir que ha sostenido mi vida incluso en los años más oscuros y desesperanzados. El libro le ha dado dirección a mi vida y me ha ayudado a encontrar un centro gravedad y de estabilidad. Sin este libro me habría convertido hace rato en un lunático, probablemente enganchado a empresas descabelladas y fantásticas, sin sentido alguno. El Señor Gurdjieff una vez dijo que si uno focaliza su atención en Belcebú, uno tiene la misma atención en la vida. Puedo afirmar esta declaración. Por lo tanto, de alguna manera, puedo decir que este libro ha cambiado mi vida. Mi vida interior, porque la vida exterior no ha cambiado mucho, excepto que he vivido en numerosos y diferentes lugares. Pero un cambio real, como lo que yo entiendo, es acerca de la vida interior y no de la exterior. Uno puede ser feliz hasta en la cárcel. Este cambio se ha materializado porque el libro ha sido un espejo en la cual mi vida se ha visto reflejada. En el año 2010, abrí un WordPress blog llamado “Evangelio de Acuerdo a Belcebú” (Gospel According to Beelzebub). He publicado más de 50 artículos en mi blog. Uno de ellos se llama: “Los Relatos de Belcebú es un Espejo”. A esta publicación le sigue otra titulada: “Por Que Necesitamos un Espejo”. He asistido a muchas conferencias internacionales en Inglaterra, Moscú, Holanda, y los Estados Unidos. Finalmente, dos años atrás, publiqué mi libro: “Mi Vida con  el Señor Belcebu” (My Life with Mr. Beelzebub). El libros fue publicado por la Editorial Beech Hill, ubicada en Maine.

Como el título lo indica, mi libro es un testimonio de casi 40 años de  estudio y de trabajo con las ideas del Sr. Gurdjieff expuestas principalmente en “Los Relatos de Belcebu,” centrando mi atención en el libro para tener la misma atención en mi vida. No digo con esto que todo eso es el tan llamado trabajo de Gurdjieff. Estoy convencido que nadie (me incluyo, por supuesto) realmente entiende de qué se trata el llamado “trabajo,” de la misma manera en que nadie comprende realmente el significado verdadero de la expresión: “el Señor obra de forma misteriosas”.  Lo que digo es que  ese ha sido el “trabajo” para mí, tal como yo lo he comprendido. Como un amigo me dijo una vez: “Es lo que haces lo que te salva”.

Di esta charla sobre Cristianismo esotérico el 17 de noviembre del 2016. A partir de ese momento, comencé a trabajar seriamente en las implicaciones teóricas y prácticas del Cristianismo esotérico. Tengo que admitir que no me dirigí ni intencionalmente ni con voluntad propia hacia este trabajo pero sí que fui llevado a él por medio de una serie de eventos impredecibles. Y, además, he obtenido resultados inesperados. Mi siguiente publicación en este blog será sobre una exposición del trabajo que fue realizado a través de mí. Hasta pronto.

Will Mesa

Advertisements

About willmesa

I have been studying and working with the ideas of G.I. Gurdjieff exposed in his Opus Magnum Beelzebub’s Tales to His Grandson. The intention of this blog is to share these ideas with people around the world. For more information about me, please search in Google for Will Mesa
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

2 Responses to CRISTIANISMO ESOTÉRICO Y GNOTICISMO

  1. Ofelia López García says:

    Siempre agradecida,querido Will. Tu amor por el libro siempre me ha inspirado y animado a leer y tratar de “comprender”. Y sí, como G. dijo, todo está ahí. Abrazo.

    • willmesa says:

      Gracias Ofelia. Me alegra mucho y me hace muy feliz poder compartir contigo y con todos mis amigos en el Camino del Sr. Gurdjieff. Un fuerte abrazo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s